Home

Acerca de apreciar las pequeñas cosas

Lo bueno de un mal día o una mala semana es que lo que viene después SIEMPRE es bueno…

Entonces esa mañana en que nos sentimos inspirados para disfrutar de una canción o hasta de la subida de una escalera, una noche en que a pesar del cansancio nos estamos riendo tan fuerte que nos duelen los cachetes y la panza, pasan a ser cotizados en MOMENTOS ORO.

Yo creo en el poder de valorar estas cosas … es una de las experiencias más gratificantes que puede tener una persona…

http://www.upsocl.com/inspiracion/el-circo-de-las-mariposas-todo-puede-ser-horrible-o-hermoso-dependiendo-del-punto-de-vista-del-que-veamos/

Dicen que uno no se da cuenta del valor de las cosas que tiene, hasta que las pierde…

Así también, nos pasa que sólo asignamos cierto valor a las grandes cosas . Parece ser una cuestión de la naturaleza humana que siempre valoramos más lo grandioso que lo pequeño.

Si hay algo que busco y que me gusta de poder compartir esta experiencia por medio de este blog, es que uno puede rescatar los mayores aprendizajes de cada una de las situaciones que les toca vivir, y eso, en definitiva es lo que le da valor a nuestra vida.

En septiembre de 2011 empezó un brote en la rodilla derecha que luego se replicó en la rodilla Izquierda, a tal punto que me era una tarea titánica subir a un colectivo o salir del subte cuando las escaleras mecánicas estaban rotas (que lamentablemente en Bs As ocurre a menudo).

La situación se intensificó tanto hacia fines de ese año que, cuando estaba sentada, pensaba varias veces si realmente tenía ganas de ir al baño o si podía esperar, porque la cantidad de metros a recorrer era un desafío. El dolor físico es indescriptible. Sólo se calma de a ratos con un ibuprofeno…

hay que superarse

Este brote se trató con medicación para la artritis (metrotexato), cortisona, y terminó en una infiltración en mayo de 2012 que me devolvió la flexión de rodilla que siempre tuve… de a poco volví a hacer yoga, caminatas de más de 5k, subir escaleras, bondis, banquitos para alcanzar las cosas de la alacena, dejé de usar la baranda para entrar a la bañadera, y muchísimas cosas más.

La experiencia de ese año fue una de las más dolorosas a nivel físico y álmico… y obviamente que no le deseo a nadie ese nivel de tortura… pero, YO SÍ CREO QUE LAS COSAS PASAN POR ALGO…

Es cierto que, a veces, uno necesita ciertas concesiones:

– Cuando vieron la situación en la oficina fueron más laxos con mi horario de llegada (tardaba 20 minutos en llegar a la estación de tren que estaba solo a 5 cuadras de mi casa), yo mantuve mi nivel de rendimiento porque mi cerebro no tiene artritis. Y durante 8 horas o más yo era una persona que funcionaba “normal”, igual que los otros 42 que estaban sentados en los escritorios de alrededor.

– Hice algunas adaptaciones en mi casa: como la baranda de la bañadera, que hasta quienes no tienen artritis la agradecen porque se les hace mas fácil y seguro el ingreso y la salida.

– Me fui de vacaciones con mi novio de entonces y recorrimos más de 1000 km de la costa del norte de Brasil!!! Implicaba tomar 5mg de cortisona todas las mañanas con el desayuno y esperar 1 horita que hiciera efecto. Pero a las 10 am ya era una persona perfectamente funcional y con mi bikini más sexy salíamos camino a playas nuevas, esperábamos dormidos en terminales de bondis porque nos habíamos quedado sin lugar en el anterior, comíamos comidas diferentes, hacíamos tours por las dunas y paseos en booggies (de los cuales como no tenían puerta necesitaba que me ayuden a entrar y salir) y la pasé genial!

Fueron unas de las mejores vacaciones de mi vida.

(Gracias por esas experiencias Hernix)

546759_10151639482765128_663281748_n 549442_10151639480905128_857977870_n 577971_10151639461315128_1456219995_n

– Tuve que pedir a una señora que me ayudara a limpiar en mi casa. Y además de que conocí a una hermosa persona fue muy lindo tomarse unas vacaciones de esas tareas y llegar a casa con todo impecable.

… y aprendí….

  • aprendí a entender lo que significa tener limitaciones. No soy “Supermujer”

  • aprendí a valorar las dificultades de los demás y a conectarme con cualquier deficiencia que pueda tener una persona. A mirarlos a los ojos, más allá de las diferencias que tuviéramos.

  • aprendí a valorar tooodo… las pequeñas y las grandes cosas.

  • aprendí a agradecer y apreciar todo lo que tengo y SI funciona… porque se que mañana puede no andar tan bien y porque muchas personas realmente tienen situaciones peores que las mías.

  • aprendí a encontrar placer en cosas que nunca lo hubiera imaginado: como por ejemplo subir una escalera, no sólo valoro que mi cuerpo hoy me responde perfectamente sino que además hago ejercicio mientras subo y eso me hace bien. Y ya se lo que se siente no haberlo podido hacer antes.

aprendí…

y sigo aprendiendo…

superarse1Y eso me saca una sonrisa todas los días cuando me doy cuenta de algo nuevo…

Les dejo este video para que ustedes también sonrían. Cuando lo veo pienso que ese es el espíritu con el que deberíamos encarar todas las cosas lindas que sí tiene la vida y que valen la pena ser vividas con ojos de niños…

http://www.upsocl.com/comunidad/una-nina-ve-un-tren-por-primera-vez-en-su-vida-su-reaccion-es-lo-que-define-la-infancia/

 

Estamos acá para algo… el verdadero desafío es descubrirlo y dar lo mejor de nosotros mismos, incluso en esos momentos en que la vida parece tirarnos todas malas…

1466093_10152187131228212_4601707166631578447_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s